NUNCA MAS VOLVERE. Sixto Peláez (1990)

nací muerto nunca más volveré a ser lo que fui

nunca más volveré a saber qué pudo haber sido

me mantengo en un extremo de la eternidad donde huele

/a raices temperatura constante por donde pasan los bloques de

/cuadros

por donde justamente pasan los olores deslizan todos

/los cuadros

que han sido pintados

mal vendidos bien vendidos venerables piezas! sea! ranúnculos e interesantes corazas coriáceas de distintos

/marsupiales del arte

todo el pasado se me viene encima como una manta

/polvorosa una

mancha reminiscente /de

/toda la gloria que tan bien mezclada con la alegre brisa salina me indica

/y levanta

que el mar lleva buen rumbo que el mar

no puede estar lejos y que debo ser

ciego cantor de lo que nunca vió

Homero me quitó el sombrero

el que soñó combatientes aqueos y bellas troyanas

en sus oídos

tela específica que como él a toda prisa entelo y tenso en el rígido bastidor

pero no es ése olor del que hablo ése discreto dolor

/arqueado a trementina en el que viven prisioneros del matrimonio Amolfi los hermanos Van Eyck ni el polvoroso Giotto de las paredes insufladas en una arquitectura ni siquiera los mismísimos calcetines de los hermanos Van Eyck maderas insufladas cavernosas tumbas vacías corredores /acolchados de sol de faraones comidos por el tiempo vacíos para y hoy recorridos por luminiscentes centrales turistas que

enyesados rezuman rancio olor a frescas humedades /ratonean los frisos turistoides que olisquean la demacrada superficie de lo que fué pintura

after shave! afeitarse sabe! afeitarse sí sabe,

dejar ése aroma sí roto que se agita en la comisura de los labios que señalan la palabra que peso con ése beso /me quito

de encima pero trescientos cuatrocientos mil dos mil bloques de olor cruzan la ensenada suben por los

/cerros y

baten contra el vigilante nocturno que se ha dormido celador del palacio vacío de la reina Hapsetchut,

/tontaina

¿a qué huelen a gasolina! cercana

a cal viva musulmana

perpleja

 

 

begoña egurbide
boton boton boton boton