ARTIFICIO NO ME SIENTO ESCARBAR. Sixto Peláez  (1989)

1.

Yo  no me siento escarbar

por más que me lo digas

en en en en  ya lo diré

en tu alma, de corrida

 

mas débil que nunca te desenfundaré

cualquiera

la noches,  reproches y derroches

 

piradas piragüas contadas formas de la pirada

¡qué me vas a contar

nutrición, cuerpo de, agotado, agotamiento, anudado, lejano,

no me siento escarbar,

 

retirados lejos de aquí

apartados trigos,

 guardados mal tiempo para él

 

vuelvo a ello, al deshonor, a trasegar,

férulas cañahejas vacías

esferas

 

el cuello lampiño límpio

límpio de todos los idiotas

rebanado de cuajo,

 al portazo  bienvenido

no es esa más que nunca

la próspera divulgativa

estúpida postura con que

el lema anuncia

 la fuerza de la cerveza del manipulado lago

2.

Donde perdices,

cada dia por narices

vuelve a morir un poco

ese exiguo paso de entrenamiento

que te indico,

 

quienes son,

los presientan la su apariencia,

de su cuenta,

 por su cuenta nos me sorprende

se desarrollan y crían

 

yo no me siento escarbar

en el esfuerzo

por más que  me lo digas

en en en en  ya lo diré

en tu alma

 

no me voy a dormir tranquilo

porque primero

antes dejo dispuesto de lo

uno en la frente

otro más abajo  que se cosan

y en el olvido

uno en la seta

cosas de otro en el costado

cosas que de pronto se abrirán

que no muevan

que se estén quietas

costoso  harina

ideazas

se mueven estén quietas

movidas baldufas

duermecasas  pringosas

las ideas se agitan

flanes fiables

titilan pero no son estrellas

ni falces ni planes

 

3.

Movibles mórbidas fauces

eso sí

otros en la risa  tienen prisa

la risa y el sueño  hoy hay quienes les chillan

te da un punto,

de todos y para todos te haces un tipito que no está nada mal,

para

estrangular todos esos gallos de la aurora

 ufano ganadete que funciona como si tal cosa

eh

ellos hirieron,

ahí donde más duele,

ahí donde se duermen los dos tiempos

 

 gran polla de pollo duro aguanta guardada en el fondo,

del muro pollopera,

y atildeno espera pollo crudo,

yo te saludo, forro

arruinas mi vida propileno,

bebes el conjuro

hablas por hablar

pero explicas el sentido,

sentida en del el mentido

 sentencia de aguas bajas

sordina de es el color vivo   princios día  princios fee

aa por ti voy

qué estrella

 

voz opaca de la llamada

profunda y amarada

 

4.

No me des coba

lefa pestilente del ventrículo llaga

del ventrílocuo izquierdo del amor

por qué no os los metéis todos juntos por donde os quepa

de una puta vulgar vez

sin ir más lejos

te han hecho

y mira tú por donde

ahora

más amor  si cabe

más  si cabe  sabor a mar  espada si cal

espada si cal fabulosos rotos esparadrapos del lenguaje

famosos acuchillamientos de la torcida

no sé qué añadir

qué cuentos añadir,  al curso,

 el cuchillo encadenado

un sal que resulta un encuentro

 

 mierda maldita quita

mierda en ebullición  aparta

de maldición

mierda maldita de la desesperación

apártate  escupe  brota  broza  rescata  mira

que me voy

mira   que me pierdes

 

no me voy de la lengua

lanzado  acéptame

 acéptanos  pobre

a mí y a esta mujer

ep

pero  dónde está

peor para ella

dónde se ha metido?

 

 

5.

dias, noche  a dónde,

a dónde va todo eso,

al fondo del mar

 

no me siento escarbar

en el precipicio

en los hocicos extraños

por mucho que se parezcan

a tierra, a ternura

porque claro claro vas componiendo una vidilla

es que te nubla, te asustas y reculas empalmas

menudo culo

vaya culo chulo

puesto del revés no hay quien se lo salte

pequeño soporte asiento

lleno de amor y de turbulento

asiento del cariño y del fusíl no digamos

 

no me siento escarbar

ni mucho menos tenso

en el nutrido contexto complejo y consentido

puño plexo

puño peludo

puño araña

cuño de arena

diagrama que conforma,

llamado sexo de felación compuesto

lugar helado

poco frecuentado

cercano alambrado

destino,

 lugar del frío me río

y del fuego el cuello

me levanto la lengua para saludar del fango

me doy una vuelta,

me doy dos,

 siete seis veces,

y ya  veréis

 

 

begoña egurbide
boton boton boton boton